jueves, 25 de enero de 2018

El destino de todo cerdo

“Timeo Danaos
et dona ferentes”
Eneida. Virgilio

Los cerdos se observan satisfechos:
¡el banquete está servido!

No perciben que la guarida
es un cebadero sin puertas.

Mientras devoran,
ungidos por la gula,
el lobo cuenta los días que faltan
para celebrar San Martín.

No hay comentarios: